Scroll to top
Back
2006

Concurso torre de la libertad

Scroll

Intro

En compañía de los arquitectos Andrés Benítez, Gabriel J. Gómez, Héctor cruz, Sebastián Carmona, Camilo Ramírez, Sebastián Sanint. (Puesto 11 dentro de 35 propuestas)

Este concurso, de convocatoria internacional, fue realizado por La Gobernación de Antioquia y el IDEA (instituto para el desarrollo de Antioquia) en el año 2006, en la búsqueda de propuestas para la plaza y torre de la libertad (nuevo punto de encuentro para todos los antioqueños en el centro de Medellín, capital del departamento).

Explicación

Al oriente, la línea vehicular del metro se une con una de las calles mas importantes de la ciudad; la calle San Juan, desde su conexión con el rio Medellín, conformamos hasta la avenida del ferrocarril, un triangulo urbano nodal de gran importancia. En este triangulo convergen todos los lineamientos de la estructura socio-cultural de la nueva visión arquitectónica, donde los edificios públicos, sus plazas, zonas verdes y conexiones propician ambientes de bienestar y equidad social para los ciudadanos.

La evolución histórico-morfológica de este sector nos muestra la importancia en la aparición de proyectos de carácter público. En este caso, el proyecto plaza de la libertad, el cual adquiere vital importancia en la conformación del centro cívico mas significativo de la ciudad de Medellín; dejando en sus manos el planteamiento estructurante de conectividad entre la alpujarra 1, la nueva alpujarra y el eje estructurante de san juan.

La reinterpretación de las huellas que dejaron los antiguos rieles del ferrocarril de Antioquia, y sus conexiones hacia los puertos del Atlántico y el Pacifico, conforman la matriz de las líneas compositivas del espacio publico y sus conexiones con el entorno.

El area de intervención comprende una torre de 30 pisos, orientada sobre un eje inclinado en línea ondulatoria que domina el campo visual en todas sus direcciones y simboliza el empeño del pueblo de cargueros y arrieros del occidente del país. Este edificio ondula y gira como lo hace el silletero, cuando recorre orgullosamente la ciudad de Medellín, constituyéndose en símbolo regional y nacional, digno de perpetuarse ante las nuevas generaciones. Luego, un segundo edificio, de carácter cultural, aparece como respaldo al espacio público, evocando la riqueza natural de la región, y generando un equilibrio ambiental entre la vegetación y el proyecto, creando un ambiente aireado y revertido que nos acerca a la naturaleza de nuestro verde trópico.

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *